La estimulación temprana, estimulación precoz o atención temprana es un conjunto de técnicas educativas que favorecen el desarrollo de las capacidades y habilidades de los niños en la primer infancia. Se utiliza para corregir trastornos reales o potenciales en el desarrollo o estimular capacidades compensadoras. Las intervenciones contemplan al niño globalmente y los programas se desarrollan teniendo en cuenta tanto al individuo como a la familia y el entorno social que lo rodea.

 

Atención integral a grupos de riesgo de 0 a 6 años:

  • Niños prematuros, de bajo peso al nacer o con anoxia durante el parto
  • Trastornos genéticos: niños con síndrome de Down, Sindrome X frágil, etc.
  • Niños con enfermedades congénitas o adquiridas
  • Niños de riesgo psico-social: ausencia de cuidados correctos, maltrato familiar, etc.
  • Abordaje global del niño desde las cuatro áreas del desarrollo: área motriz, área cognitiva, área del lenguaje y área socio-emocional
  • Consejos para los padres al aplicar la estimulación temprana a sus niños

 

es un conjunto de técnicas educativas que favorecen el desarrollo de las capacidades y habilidades de los niños en la primer infancia.